La intendenta se reunió con pares de todo el territorio santafesino para analizar la eliminación del Fondo Federal Solidario, que resta recursos coparticipables a provincias y gobiernos locales

Mónica Fein participó el miércoles 22 de agosto de un encuentro de intendentes y presidentes comunales de toda la provincia, en la ciudad de Santa Fe, en el que se analizaron los alcances de la eliminación por parte del gobierno nacional del Fondo Federal Solidario. De la reunión, que se llevó a cabo en el Centro Cultural Francisco “Paco” Urondo, participaron también los ministros provinciales de Gobierno y Reforma del Estado, Pablo Farías, y de Economía, Gonzalo Saglione.

En la oportunidad la mandataria rosarina convocó a todos los jefes comunales de la provincia a emitir una declaración contundente para exigir que “se cumplan las leyes” y rechazar la decisión de la administración central de recortar fondos coparticipables a las provincias y municipios. “Tanto se habla de darle seguridad jurídica a los inversores, y a nosotros, que aprobamos presupuestos después de esperar los presupuestos nacional y provincial, nos recortan recursos mediante un Decreto de Necesidad y Urgencia”, lamentó Fein.

“Los recortes hacia los municipios ponen en riesgo la gobernabilidad”, sostuvo la intendenta, y agregó: “Los conflictos en nuestro territorio no se van a dar porque la gente no esté en diálogo con los municipios, sino por decisiones del gobierno nacional que nos van quitando recursos para poder estar cerca y dar respuesta”.

En ese sentido, la jefa municipal remarcó que son los municipios y comunas los primeros en dar respuestas ante las necesidades de los vecinos y vecinas. “Menos recursos para los municipios que están cercanos a la gente es plantarnos en nuestros territorios conflictos que no vamos a tener la capacidad de resolver y por los que nos van a responsabilizar”, añadió.

Según indicó, en este caso los fondos eran destinados a la concreción de obras, que en algunos casos ya están licitadas y adjudicadas.

Además, Fein se mostró partidaria de agotar, en primera instancia, la vía política para resolver la situación. En ese marco, pidió a sus pares dialogar con los legisladores nacionales ante la inminente discusión en el Congreso de la Nación sobre el DNU y anticiparse además a la discusión sobre el presupuesto 2019, en el que podrían verse comprometidos más fondos destinados a los municipios y comunas.

“Esta decisión unilateral del gobierno nacional es la que marca el inicio de un proceso de desfinanciamiento de las provincias y los municipios”, afirmó la intendenta, y aseguró: “No estamos dispuestos a aceptar, y menos por DNU, que es un mecanismo que siempre hemos cuestionado, que se recorten los recursos que están comprometidos por ley. Y en esta caso no hay ni necesidad ni urgencia, más que la que debe fijar el Fondo Monetario Internacional”.

El municipio profundiza diálogo con organizaciones sociales ante compleja coyuntura nacional

Fein se reunió con referentes territoriales que solicitaron el encuentro para intercambiar diagnóstico y propuestas en materia social. Se valoró el abordaje conjunto de diversas problemáticas

En respuesta a una inquietud planteada por un conjunto de organizaciones sociales, la intendenta Mónica Fein recibió el miércoles 22 de agosto a sus referentes para mantener una prolongada charla en la que se intercambiaron impresiones sobre la coyuntura económica y la situación social y se analizaron alternativas para transitar “la situación extremadamente compleja por la que atraviesa el país”, tal como expuso la titular del Palacio de los Leones.

Fein estuvo acompañada por la secretaria de Desarrollo Social, Laura Capilla, y de la charla participaron dirigentes del Movimiento Evita, la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP), Barrios de Pie y Corriente Clasista y Combativa (CCC), entre otras organizaciones.

Capilla refirió que la intendenta recibió el pedido de reunión de diversas organizaciones luego de la movilización por la emergencia alimentaria que se realizó a nivel nacional el pasado 7 de agosto. “Desde el municipio siempre impulsamos el diálogo con las organizaciones sociales para hacer un análisis lo más preciso posible de la realidad que estamos viviendo y su complejidad”, dijo.

En ese marco se abordaron aspectos como el tema alimentario, el trabajo y la relación del municipio y la provincia con las cooperativas, cuestiones de consumos problemáticos y también habitacionales”, entre otras, según describió la titular de Desarrollo Social.

“Para nosotros el diálogo entre el Estado y las organizaciones sociales es fundamental para mejorar lo que venimos haciendo y pensaren desafíos hacia adelante, con las dificultades y recursos que se tienen, para pensar juntos y estar cerca de quienes más lo necesitan”, insistió Capilla.

La funcionaria recordó que en el aspecto social “la situación se viene complicando, este año en los barrios se nota más y hay mucho por hacer. El Plan Abre, el Nueva Oportunidad, Entre Saberes, los comedores comunitarios y las cooperativas son acciones que el municipio viene implementado y profundizando, pero es obvio que no alcanza y la charla de hoy tuvo que ver con cómo afrontar con nuevos desafíos lo que viene”.

Por su parte Ignacio Rico, del Movimiento Evita y la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP), expuso una visión crítica de las políticas nacionales y sus efectos “que repercuten sobre todo en los barrios populares”, y amplió: “En este sentido vinimos a proponer y encontramos voluntad de diálogo, vemos y saludamos que se escuchen nuestras propuestas y nos permitan trabajar mancomunadamente”.

Eduardo Delmonte, dirigente de la CCC, cuestionó en tanto la eliminación del denominado fondo sojero por parte del gobierno nacional, que “afecta a los gobierno locales”.

Y Gabriel Báez, de Barrios de Pie, valoró: “El diálogo siempre es importante, hablamos con una intendenta que nos escuchó y se comprometió a continuar estos encuentros para ir abordando los problemas que tenemos, y esto va a servir para encontrar soluciones juntos. Entendemos que es el gobierno nacional el que tiene que poner la mayor parte y es el que está ausente hoy”.

Vecinas y vecinos del distrito Sudoeste aprenden a construir un estilo de cocina muy particular

A través de una articulación con el comedor El Puente y el municipio, residentes del barrio Los Ángeles participan de una experiencia de construcción comunitaria de cocinas rocket en sus casas.

En el barrio Los Ángeles, en el distrito Sudoeste, un grupo de vecinas y vecinos participan de una experiencia de construcción comunitaria de cocinas rocket, que tienen grandes beneficios económicos, ecológicos y sociales, aportando una alternativa en momentos de crisis.

La experiencia se enmarca dentro de un proyecto llevado a cabo desde el área de Proyectos Especiales de la Secretaría de Ambiente y Espacio Público y el Programa Entre Saberes de la Secretaría de Desarrollo Social. En una primera instancia, se acercó la propuesta al Comedor El Puente, para luego replicarla entre las vecinas y los vecinos del barrio.

Marisa fue la primera en tener una cocina rocket construida de manera comunitaria en su casa. Junto a sus vecinas y al equipo municipal encargado de supervisar la construcción, llevaron adelante la obra en el patio de su casa.

Con algunos baldes de tierra arcillosa, aserrín, y otros ingredientes, realizaron la mezcla correspondiente con la que pegaron los ladrillos –de acuerdo al diseño difundido por la Municipalidad– y luego de un tiempo de trabajo al aire libre, finalizaron la construcción de una nueva cocina para su casa.

“Hacer esta cocina me recuerda a mi infancia en Chaco, donde cocinábamos con un horno a leña. Hacíamos comidas ricas, como guisos y pucheros. Con esta cocina se puede ahorrar gas y además, hace más sabrosa las comidas. Ahora que se cómo se hace, puedo enseñarles a mis vecinas”, contó Marisa.

Desde el área de Proyectos Especiales de la Secretaría de Ambiente y Espacio Público destacaron la importancia de que este tipo de cocinas se construyan en casas particulares, debido a sus amplios y diversos beneficios: económicos, ecológicos, sociales y de salubridad, al tiempo que valoraron de manera muy positiva el hecho de que las cocinas fueran construidas por las propias vecinas, fortaleciendo así los lazos de solidaridad y convivencia con la comunidad

Por su parte, la secretaria de Desarrollo Social, Laura Capilla, se refirió a la importancia de otorgar respuestas y generar alternativas en el marco social actual. “En situaciones sociales como las que estamos viviendo es importante generar alternativas que permitan hacer frente a la realidad social. El programa Entre Saberes, justamente, es un espacio que apunta a fortalecer el diálogo con los comedores comunitarios, posibilitando una cercanía entre el municipio y las familias que necesitan de un acompañamiento diferente”, manifestó Capilla.

En tanto, Pablo Torricella, coordinador del proyecto, relató una experiencia que se llevó adelante el año pasado en la Facultad de Ciencias Agrarias, en Zavalla, donde se realizaron pruebas con un modelo de cocina de adobe y ladrillos, la misma que actualmente se acerca a los barrios de Rosario.

“Este tipo de cocinas tiene una enorme aplicabilidad social, ya que hay mucha gente cocinando a leña, y este tipo de cocinas optimiza el uso de este recurso, permitiendo el ahorro de dinero en gas y la disminución de la emisión de gases tóxicos”, contó Torricella.

Además, destacó los beneficios respecto a sus bajas emisiones de gases tóxico: “Hacemos charlas sobre construcción de cocinas y sobre el uso eficiente de la leña, para alertar a los vecinos sobre los perjuicios que trae la mala quema de la leña, como la generación de monóxido de carbono”.

Programa Entre Saberes

El proyecto de construcción de cocinas rocket se desarrolla junto al Programa Entre Saberes, que tiene como objetivo fortalecer por medio de un proceso de formación a las instituciones comunitarias que prestan asistencia alimentaria, acompañándolas y promoviendo su vinculación con otros procesos de desarrollo. Y también mejorar la calidad nutricional de los alimentos producidos en estas organizaciones y promover buenas prácticas de manipulación de alimentos en comedores comunitarios.

“Queríamos llegar a los diferentes territorios, y esto nos permite acercarnos a las personas que están a cargo de la cocción diaria de los alimentos, que habitualmente son mujeres. Lo que hacemos es transmitir nuestro conocimiento sobre la existencia de estas cocinas que recién se están conociendo, porque para una persona que cocina a leña, veinticinco ladrillos le pueden cambiar la vida. Rosario no tiene bosques pero sí tiene trescientos mil árboles con poda programada, lo que genera un gran volumen de leña que puede utilizarse en este tipo de cocinas”, acotó Torricella.