El objetivo es mejorar el desempeño en edificios públicos municipales. En sintonía, el municipio efectuó auditorías energéticas en 13 dependencias municipales. Inician capacitaciones al personal.

Cada 5 de marzo se conmemora el Día Mundial de la Eficiencia Energética. En este marco, el rol de las ciudades es fundamental para contribuir, a partir de acciones y medidas, a la reducción del uso de combustibles fósiles para el suministro de energía y transporte, y a la disminución de emisiones de gases de efecto invernadero, causantes del cambio climático.

Rosario avanza con políticas de eficiencia energética que tienen por objetivo mejorar el desempeño en edificios públicos municipales. En este contexto, la Municipalidad llevó a cabo auditorías energéticas en 13 dependencias públicas municipales. Próximamente, comienzan las capacitaciones para el personal municipal.

Cabe remarcar que los edificios municipales emiten 5.589 toneladas de CO2 anualmente, 0.365 % de las emisiones totales de la ciudad. “En un contexto de crisis climática, en el que la frecuencia e intensidad de los eventos extremos se está intensificando como producto del cambio climático, junto con las pérdidas económicas y no económicas, avanzar decididamente hacia la transición energética es un acto de solidaridad inter y transgeneracional. Rosario ha tomado este camino y lo recorre con sus propios recursos”, expresó Pilar Bueno, subsecretaria de Acción Climática y Transición Ecológica Justa.

Estas acciones se realizan en el marco del Plan Local de Acción Climática, y se suman a otras medidas que el Municipio viene implementando en materia energética para fomentar la gestión y el uso racional de la misma a través de herramientas que faciliten el cambio en los hábitos diarios; el impulso de la eficiencia energética en los diferentes sectores de la sociedad; la reconversión de la matriz energética hacia modalidades limpias, renovables y distribuidas y el fomento de la generación local de energía eléctrica descentralizada de renovables.

Dentro de las acciones en marcha, se destacan los siguientes proyectos:

  • Eficiencia energética en el sector residencial.
  • Buenas Prácticas Ambientales para comercios, actividades productivas e instituciones.
  • Plan de Gestión Energética de los Edificios Municipales.
  • Recambio de luminaria pública a LED y alumbrado inteligente.
  • Compras públicas sustentables (CPS).

Uso responsable de la energía eléctrica en el hogar

Para implementar medidas de ahorro y eficiencia energética en el hogar o en tu lugar de trabajo, te dejamos algunas recomendaciones:

-Reemplazar los artefactos eléctricos, (heladeras, microondas, cafeteras, etc.) que van quedando obsoletos por algunos de mayor eficiencia energética.

-Elegir siempre los aparatos con etiqueta de eficiencia energética Clase A + o superior. Particularmente, en los artefactos de la cantina (freezers, heladeras) son inferiores a dicha etiqueta, lo cual hace que sean grandes consumidores.

-En la medida que se quemen las lámparas, pasarse a lámparas led. Usarás de 4 a 5 veces menos electricidad, sobre todo en los reflectores de las canchas, como se indicó en el apartado de propuesta de eficiencia en iluminación.

-Apagar y desenchufar los aparatos eléctricos que no se estén usando. En general cuando quedan enchufados, igual están consumiendo energía.

-Apagar el ordenador en lugar de dejarlo en stand by. Esto ahorrará energía y prolongará la vida de tu disco duro.

-Mantener la luz encendida únicamente cuando es necesario. La utilización de sensores de movimiento en los baños y vestuarios es una buena alternativa ya que las luces se encienden sólo cuando el local está en uso.

-Limpiar las lámparas y luminarias regularmente para eliminar el polvo y recuperar la luz.

-Al menos cada seis meses, limpiar los filtros del aire acondicionado. Cuando están sucios el equipo debe funcionar por más tiempo para obtener el mismo resultado que con los filtros limpios. En verano la temperatura de confort ronda entre los 25°C y 26°C, cada grado por debajo de los 24°C consume un 8% extra.

-Un ventilador, preferentemente de techo, puede ser suficiente para mantener un adecuado confort. Estos producen una sensación de descenso de la temperatura de entre 3 y 5°C. Mientras consume menos del 10% de lo que consume un aire acondicionado.

-Evitar el ingreso de luz solar directa en las horas más calurosas colabora significativamente. Colocar elementos en el exterior que arrojen sombra sobre muros como arbolado, toldos y aleros evita que la radiación del sol eleve la temperatura en verano.