Coordinador General del “Taller de Comunicación Ambiental” (Rosario).- (Especial para El Vecino)

EL 85% DE LA INDUSTRIA DE KRILL SE COMPROMETIÓ A NO PESCAR CERCA DE ECOSISTEMAS FRÁGILES EN LA ANTÁRTIDA.

POR GREENPEACE

ARGENTINA. JULIO 2018 

Ambientalistas celebran que el 85% de la industria de krill con operaciones en la Antártida se comprometió a dejar de pescar en el Océano Antártico para reducir el impacto sobre la biodiversidad en la zona. Además, se comprometieron a apoyar la creación del Santuario Marino del Mar de Weddell, por lo que esta industria no se interpondrá el próximo octubre en la reunión de la Comisión de Océanos Antárticos, donde se decidirá sobre el área protegida.

Dejar de pescar en las áreas alrededor de la Península Antártica protegerá a los pingüinos, focas, ballenas y otras especies marinas que viven en la zona.

El compromiso además creará áreas de amortiguamiento alrededor de los ecosistemas frágiles, con radios de protección de hasta 40 kilómetros alrededor de las colonias de pingüinos. Asimismo, apoyará los procesos científicos y políticos para la creación de una red de Santuarios Marinos en la Antártida.

Según Estefanía González, coordinadora de la campaña de Greenpeace por la protección del Océano Antártico, “el apoyo de la Asociación de Empresas de Recolección de Krill (ARK) (1) para la creación de una red de áreas marinas protegidas (AMP), es un paso realmente visionario que debería ser seguido por más grupos de pesca comercial en esa región y en todo el mundo.”

La noticia sobre el apoyo de la ARK llega luego de varios meses de campaña de Greenpeace y 1,7 millones de personas que apoyaron la iniciativa. El compromiso fue anunciado en Cambridge, Reino Unido, durante el evento Antártico 360° al cual asistió el ganador del Oscar Javier Bardem, quien se unió a la expedición de Greenpeace a la Antártida en enero de 2018.

“La cooperación entre científicos, gobiernos, industria y grupos de conservación es la apuesta más segura para proteger el 30% del océano que los científicos dicen que es necesario para mantener la salud mundial de los océanos. Esperamos ver en octubre al Mar de Weddell declarado Parque Marino y a las aguas de la Antártida Oriental  y la Península Antártica en áreas marinas protegidas. Los gobiernos deberían seguir el liderazgo de la industria y apoyar la protección de esta región”, concluyó González.

(1) La Asociación de Empresas de Recolección de Krill Responsable (ARK) se estableció en 2012 para facilitar una contribución de la industria a la recolección de krill ecológicamente sostenible. Sus miembros actuales son de Chile, China, Corea y Noruega. La Asociación coordina y coopera con la Comisión para la Conservación de los Recursos Vivos Marinos Antárticos (CCRVMA) en la provisión de investigación e información sobre el krill y la pesca de krill y su impacto en el ecosistema, con el objetivo de contribuir al trabajo de la CCRVMA en la gestión de la pesca de krill de manera sostenible.

 

Balleneros de Islandia matan a una ballena azul, dicen los activistas, es la primera de esta especie cazada en 40 años.

Por Jessie Yeung CNN. Julio 2018

La ballena azul es el animal más grande de la Tierra. Hace 40 años no había una captura intencional de uno de estos animales. Llegan a pesar hasta 200 toneladas.

(CNN) – Según los informes, una compañía ballenera comercial islandesa ha matado a una ballena azul, una especie en peligro de extinción y el animal más grande conocido en la actualidad, lo que provocó la indignación de los conservacionistas.

La compañía Hvalur hf mató y masacró a una ballena azul el sábado pasado en su estación ballenera en Hvalfjordur, Islandia, según Sea Shepherd, una organización anticaza de ballenas.

La última captura deliberada registrada fue en 1978, hace 40 años, según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza.

Las fotos muestran a las tripulaciones vestidas de color naranja limpian con agua a la enorme ballena y examinan su cadáver. CNN se ha comunicado con Hvalur hf para confirmar la muerte pero aún no ha recibido una respuesta.

Con una longitud de 30 metros y un peso de hasta 200 toneladas, las ballenas azules están protegidas internacionalmente y rara vez son cazadas. Incluso los países que practican la caza de ballenas, como Japón y Noruega, normalmente cazan especies distintas de las ballenas azules.

Las fotos, tomadas por voluntarios de Sea Shepherd que monitorean la estación Hvalur hf, muestran suficientes detalles para identificar a la especie, dijo Adam A. Pack, investigador y profesor de biología de la Universidad de Hawái en Hilo.

“En mi opinión, parece que esta es probablemente una ballena azul (mira) la forma en que se engancha la aleta dorsal, las aletas pectorales puntiagudas y el tamaño del animal”, dijo Pack.

Aunque ha habido cierta especulación de que la ballena en la foto puede ser un híbrido de ballena azul y ballena de aleta, Pack señaló que no tiene la coloración distintiva del labio blanco que es característica en las ballenas de aleta. Además, el moteado en el flanco de la ballena, un identificador similar a las huellas dactilares, se parece al de una ballena azul, acotó.Fue cazada casi hasta extinguirla

Aunque los conservacionistas y las organizaciones han luchado durante mucho tiempo contra la práctica de la caza de ballenas, este asesinato es un golpe particularmente fuerte debido a la rareza y el estado de protección de la ballena azul.

Las ballenas azules han sido protegidas en todo el mundo por la Comisión Ballenera Internacional desde la década de 1960, después de décadas de lo que Pack llama “explotación sin control”.

Según el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF), las ballenas azules casi fueron aniquiladas por las flotas balleneras antes de que se crearan las regulaciones. Una asombrosa cantidad de 360.000 ballenas azules fueron asesinadas en el siglo XX en aguas antárticas solamente.

Las regulaciones pueden haber evitado la extinción, pero las ballenas azules todavía están muy lejos de la recuperación, con una población mundial estimada de 10.000 a 25.000.

Aunque apoya estas nuevas protecciones, Pack las compara con un grano de sal.

“La IWC es tan buena como las naciones que se han suscrito”, dijo. “Hay naciones como Japón que cazan ballenas minke a pesar de las presiones de EE.UU. y otros países. No es necesariamente sorprendente que individuos de algunas naciones como Islandia puedan dedicarse a la caza de ballenas”.

Japón recientemente enfrentó su propia controversia sobre la caza de ballenas cuando un informe de IWC reveló que el país había matado a 122 ballenas minke preñadas en nombre de la investigación científica durante un período de tres meses.

“Desde una perspectiva de investigación, todo lo que necesitamos aprender sobre estas ballenas se puede tomar desde un enfoque no letal en este momento”, dijo Pack. “Matar a un animal con fines de investigación es un argumento delicado. Matar a las ballenas azules para sustento también es un argumento bastante pobre, dado que hay alternativas”.

“Ahora estamos en 2018”, agregó. “No hay razón para cazar cetáceos, incluidas las ballenas”.

 

GREENPEACE Y ESCAPE DE MÁS DE 800.000 SALMONES CARGADOS DE ANTIBIÓTICOS

POR GREENPEACE CHILE  (SANTIAGO DE CHILE. JULIO 2018).

Como “un desastre medio ambiental de graves e insospechadas consecuencias” calificó Greenpeace la fuga de más de 800.000 salmones desde las jaulas del centro de cultivo Punta Redonda de la empresa Marine Harvest, el cual está ubicado en las cercanías de Isla Huar, a unos 20 kilómetros al sur de Puerto Montt.

“Fugas mucho menores han sellado la suerte de la industria en otros países”

“Estamos frente a un hecho de la máxima gravedad. Se trata de un potencial desastre medio ambiental cuyas consecuencias para la zona están por verse, pero que pueden ser gravísimas. No solo se trata de una de las mayores fugas de salmones en Chile, sino que los peces que escaparon tienen altas dosis de antibióticos, por lo que constituyen un peligro y no pueden ser consumidos”, alertó Estefanía González, coordinadora de océanos de Greenpeace.

Para la ONG, la masiva fuga, y que hasta ahora registra el rescate de apenas unos 200.000 salmones, deja en entredicho la real capacidad para operar bajo estándares de seguridad.

“Es necesario que las autoridades investiguen las causas de esta fuga y procedan con las sanciones correspondientes. No puede ser que un simple temporal, nada fuera de lo común en la zona, genere una emergencia de esta magnitud. El centro se instaló el 2017 y en menos de un año presenta esta emergencia. Es evidente que hay normas de seguridad y de impacto ambiental que no se están cumpliendo. Además, en el centro no había personal disponible para activar planes de contingencia y no pudieron ingresar hasta dos días después de la emergencia. Esto refleja la escasa capacidad que tienen las salmoneras para enfrentar este tipo de contingencias. Lo más grave es que, en vez de ser la propia empresa la que responda con un plan de reacción serio y propio, están siendo los pescadores artesanales los que han debido ir al rescate de la empresa y ser ellos los que están recuperando los salmones”, señaló Estefanía González.

Greenpeace expuso el caso de la fuga menos de 200.000 salmones desde un centro de cultivo de Cooke Aquaculture en Estados Unidos, escape que se tradujo en la reciente decisión del estado de Washington de poner fin a las actividades salmoneras a partir del año 2025 debido a las graves consecuencias medio ambientales que ha tenido la actividad en extensas zonas de mar del estado.

Durante todo el 2017 la industria salmonera chilena registró la fuga de 212.000 peces.

 

GREENPEACE POR REFLOTAMINETO DE NAVE SALMONERA HUNDIDA EN CHILOÉ.

POR GREENPEACE CHILE. (JULIO 2018)

En Julio   comenzaron  en la comuna de Chonchi, en Chiloé, las labores para adrizar (enderezar) el wellboat salmonero Seinkogen, sumergido en la localidad de Pilpilehue el 18 de octubre de 2017 con 214 toneladas de salmones y 67 mil litros de petróleo. Luego de ello se reflotará la embarcación, proceso que podría durar una semana. Una tarea a cargo de CPT Empresas Marítimas, dueña de la nave, y que implica un evidente y preocupante riesgo medioambiental debido, entre otras razones, a que el barco todavía contiene un estanque con salmones muertos en su interior.

“Mientras buscan miles de salmones tóxicos también deben sacar un barco hundido. Es impresentable”

Estefanía González, coordinadora de la campaña Océanos de Greenpeace, explica que “lo que estas maniobras permitirán sacar a la luz una vez más, es en realidad el estado de emergencia y permanente peligro en que la Región de Los Lagos se encuentra por culpa de la industria salmonera. Mientras buscan 900.000 de salmones tóxicos que se escaparon, también deben sacar un barco hundido. Es impresentable”.

En ese sentido, la vocera de la ONG añade que “prueba de ello es que mientras se realizan las labores para reflotar una embarcación con salmones muertos, miles de estos peces tóxicos para la salud de la población andan libres en el mar luego del reciente escape de 900.000 de ellos de un centro de cultivo de Marine Harvest en la misma región, los que -como se ha confirmado- han comenzado a ser comercializados, con el consiguiente peligro advertido por las autoridades si es que llegan a consumirse”.

 

SERGIO RINALDI

TALLER DE COMUNICACIÓN AMBIENTAL

tallerdecomunicacionambiental@gmail.com