Los equipos visitaron 3609 hogares y entrevistaron a 13.239 personas. Además, realizaron 3544 orientaciones para garantizar derechos y abordaron 297 situaciones críticas.
A través del Plan Abre, el gobierno de la provincia de Santa Fe lleva adelante su política social de manera sostenida e innovadora, con el objetivo principal de llegar a cada familia y dar respuestas que verdaderamente mejoren la calidad de vida de las personas, permitiéndoles proyectar un futuro mejor.
El ministro de Desarrollo Social, Jorge Alvarez, indicó: “Estamos orgullosos del Plan Abre porque es una política social innovadora a través de la cual, cada uno de los equipos está día a día junto a las y los vecinos, porque somos conscientes del esfuerzo humano y presupuestario que desplegamos para mejorar la vida de las familias y la convivencia”.
Además afirmó que “este camino lleva a que la política social siga evolucionando con el claro objetivo de garantizar derechos y generar igualdad de oportunidades para todos los vecinos».
Por su parte, la subsecretaria del Plan Abre, Cecilia Mijich, informó que a través de esa iniciativa “se concretaron mejoras habitacionales que fueron priorizadas por los equipos del Abre Familia, quienes visitaron a los vecinos casa por casa en 10 barrios de la ciudad de Rosario. Fueron ellos los que detectaron la urgencia de mejorar las viviendas, para lo cual decidimos destinar recursos y logramos reducir ese déficit en un 48%. Además, junto a la secretaría de Gestión Pública realizamos más de 20 operativos de documentación que nos permitió reducir el déficit de DNI en un 30%”.
“Llegar al corazón de cada hogar de manera directa y sin intermediarios nos permitió puntualizar estas intervenciones que, si bien son individuales, son tan necesarias como las aperturas de calles y las cloacas, entre otras que realizamos en los barrios”, detalló Mijich, y agregó que “decidimos trabajar con cooperativas cuyos trabajadores son muchas veces los mismos vecinos del barrio y ya llevamos invertidos 10 millones de pesos”.

ABRE FAMILIA
En la ciudad de Rosario se implementó el Abre Familia en 10 barrios: Santa Lucia, La Palmera, Polledo, Sorrento y Cullen, Las Flores, Antena, República de la Sexta, Echeverría, Los Unidos y Ludueña.
En total, se visitaron 3609 hogares y fueron entrevistadas 13.239 personas. Los equipos realizaron 3544 orientaciones para garantizar derechos y abordaron 297 situaciones críticas. Además, el 100% de las embarazadas fueron referenciadas a los centros de salud para realizarse los controles periódicos.
Desde el gabinete técnico del Plan Abre se destacó que una de las claves del Abre Familia es el trabajo que se realiza a partir de esa primera encuesta. El objetivo último no es solo el diagnóstico de la realidad barrial sino que los trabajadores durante la entrevista, van orientando a las familias para acceder a derechos en materia de salud, educación, alimentación y documentación, entre otros.
Abordar las mejoras habitacionales ha sido una herramienta fundamental en el proceso de seguimiento de las familias y el acompañamiento de sus propios proyectos de vida.